Esmelyn Miranda


Sin título No.11, de la serie: Flexibles. 2019. Sacos bordados. 152 x 116 cm.

La obra de Esmelyn Miranda es paradójica. Se realiza haciendo convivir —articulando en una unidad— elementos y situaciones provenientes de distintos lugares, ámbitos, acontecimientos y tradiciones. Sus obras orquestan la virtualidad cromática de la pintura con la presencia y la materialidad texturada del »collage«, la idealidad de la tradición constructiva con el efecto mundano e inquietante del »ready made«, la rigurosidad de la geometría con la incertidumbre y la informalidad del trabajo manual. De igual manera, este artista reconoce y examina su experiencia cotidiana, sus recorridos y tránsitos urbanos, para evidenciar a través de ellos la compleja realidad socio-política venezolana: sus crisis, su progresiva des-institucionalización y las condiciones en que existen sus habitantes. Trabaja transfigurando diversos materiales encontrados —previamente usados y siempre cercanos a su propia experiencia habitual, tales como afiches de campañas políticas o bolsas de basura— en unos objetos —obras bidimensionales o libros— que justamente densifican la pureza abstracta de las formas lineales y el color propio de los materiales con alusiones y significaciones extraídas del existir cotidiano. Sus obras expresan y reflexionan en torno a ese mundo de contradicciones y situaciones irresueltas en el que habita: las inestables ciudades latinoamericanas que se arman y desarman constantemente y esa realidad socio-política que escapa a cualquier definición predeterminada. Sus piezas se presentan como una especie de »collages« ennudecidos y despojados en los que diversos elementos y materiales se interconectan, se contaminan mutuamente, en los que se encuentra la mirada del pintor y la observación lúcida de un caminante con la expresión detallada de alguien que reconoce la crisis con la que convive en pequeños rasgos, en sutiles marcas escondidas detrás de las figuras habituales que lo rodean. Los múltiples materiales y experiencias que cotidianamente lo encuentran —que lo asaltan— se convierten en lugares de comprensión y expresión, y también en emplazamientos para la reflexión: para la »vuelta a sí« de la mirada y la interpretación.






carmen araujo arte®
info@carmenaraujoarte.com